mujer embarazada en el aeropuerto

Viajar embarazada

Viajar es un placer, es la mejor forma de romper con la rutina, de cambiar de aires y de vivir experiencias nuevas y enriquecedoras. El embarazo es una etapa de la vida de una mujer única, cargada de emociones y sensaciones y puede ser la principal causa de que muchas mujeres se planteen posponer sus vacaciones. Pero esto no tiene por qué ser así. Viajar y embarazo no son situaciones incompatibles.

Siempre que se tenga un embarazo normal, nuestra salud sea buena y que la fecha del parto esté lejos, viajar puede ser una forma estupenda para descubrir nuevos horizontes mientras se espera la llegada del nuevo miembro de la familia. Un aspecto importante que no se debe olvidar cuando se viaja embarazada, es contar con un seguro de viaje para que ningún imprevisto pueda estropear un viaje de ensueño. De esta forma, no tendrás que preocuparte por nada, únicamente por disfrutar al máximo de tu viaje.

¿De cuántos meses se puede viajar embarazada?

Antes de planear ese viaje soñado mientras disfrutas de tu embarazo es recomendable que tengas en cuenta una serie de recomendaciones. El trimestre en el que te encuentres es un punto decisivo a la hora de iniciar ese viaje. Por norma general, no se aconseja salir de viaje durante el primer trimestre ya que es el periodo del embarazo en el cual se llevan a cabo un mayor número de controles médicos que resultan imprescindibles para asegurar el buen desarrollo del feto. Además, durante los primeros meses de gestación las náuseas y los vómitos suelen hacer acto de presencia, lo que te hará muy complicado poder disfrutar de un viaje como se merece.

Sin lugar a dudas el segundo trimestre es el mejor momento para que disfrutes de ese viaje. Durante ese periodo todas las pruebas importantes ya están hechas y ya conocerás si existe algún riesgo en tu embarazo o este se desarrolla con normalidad, un factor importantísimo antes de plantearte hacer las maletas. Además, en el segundo trimestre te encontrarás mucho mejor, las molestias típicas de los primeros meses han desaparecido, ya no tienes náuseas o vómitos y la energía te acompañará de nuevo.

A partir de la semana 28 en las últimas semanas de gestación también se puede viajar, aunque te encontrarás más pesada y necesitarás descansar con más frecuencia. Si disfrutas de una buena salud y tu embarazo no es de riesgo puedes plantearte viajar hasta que tengas 36 semanas de embarazo, ya que a partir de ese momento puede producirse un parto prematuro y está contraindicado viajar.

En cualquier caso, antes de poner rumbo a tierras nuevas consulta con el profesional sanitario para que verifique que esa pequeña aventura que quieres hacer no supondrá ningún riesgo para tu bebé. También debes consultar la política de la compañía aérea que te llevará a tu destino para conocer las recomendaciones específicas de cada caso.

viajar en embarazada 8 meses

¿Cómo puede viajar una mujer embarazada?

Si estás embarazada puedes viajar de una forma similar a la que lo harás cuando tu bebé nazca.

Viajar embarazada en coche

Si optas por viajar en coche podrás conducir siempre que no sientas molestias mientras desarrollas esta actividad. Si notas cualquier dolor o incomodidad es mejor que viajes detrás, con el cinturón de seguridad puesto debajo del vientre o con un cinturón de seguridad especial para embarazadas. Los viajes en coche pueden resultar agotadores durante tu embarazo, por lo que lo mejor es que pares cada dos horas para estirar las piernas.

Viajar embarazada en avión

Para los viajes en avión es recomendable que antes de comprar los billetes te informes hasta qué mes de gestación permite volar la compañía aérea que hayas elegido. En este caso, es aconsejable viajar con un certificado médico donde se indique la fecha prevista del parto, las semanas de embarazo y que ponga de manifiesto que es muy improbable que el parto se produzca en las siguientes 72 horas tras el vuelo, ya que este suele ser un requisito imprescindible para muchas compañías antes de volar. Algunas incluso pueden hacerte firmar un documento en el que eluden cualquier responsabilidad de lo que pueda ocurrir durante el vuelo debido a tu especial situación.

mujer embarazada en un avión

Una vez que subas al avión es mejor que te sientes en un asiento cercano al baño ya que seguramente tendrás que visitarlo con frecuencia. Mejor si te colocas en el pasillo, ya que así podrás estirar las piernas cuando lo necesites. Un consejo, lleva calzado cómodo que te puedas poner y quitar con facilidad ya que si notas que se te hinchan los pies puedes descalzarte un rato para tu comodidad. Procura caminar cada hora para activar la circulación y procura beber mucho líquido para evitar deshidratarte durante el trayecto. Si notas que el cinturón del asiento te aprieta mucho puedes solicitar un extensor a los asistentes de vuelo.

Viajar embarazada en tren

Viajar en tren es una estupenda opción para desplazarte durante tu embarazo ya que no es necesario llevar el cinturón de seguridad. Además, podrás caminar por los pasillos siempre que quieras e ir al baño con total comodidad. El baño del tren suele ser amplio, por lo que te resultará muy cómodo cuando tengas que hacer uso del mismo.

Viajar embarazada en barco

Viajar en barco puede resultar cómodo para las embarazadas, la mayor molestia puede estar causada por el movimiento del barco ya que las embarazadas son más sensibles a los mareos. Si ese mareo ocasionado por el movimiento del barco se une a las náuseas típicas del embarazo, la travesía puede ser un verdadero infierno. Para evitar esta situación es mejor optar por barcos grandes que resultan más estables y soportan mejor los cambios durante la travesía. De esta forma, notarás menos el mareo. De todos modos, los viajes en barco no suelen estar recomendados ya que durante el trayecto se está muy lejos de cualquier puesto de atención hospitalaria que pudiese atenderte en caso de que lo necesites. Muchas compañías no permiten viajar a mujeres embarazadas a partir de la semana 27.

Elijas el medio de transporte que elijas ten en cuenta un consejo más, cuando llegues a tu destino procura esperar a que todo el mundo baje para evitar tropiezos o empujones. Debido a tu situación ocupas más espacio del normal, por lo que resulta muy fácil darte un golpe. Ese impacto lo recibirá tu bebé pudiendo ocasionarle daños considerables. Apártate para que todo el mundo pueda salir, ya que suelen aparecer las prisas cuando el avión o el tren llega a su destino y después baja cómodamente y sin prisas, es mejor ir con cuidado a empezar el viaje con un accidente.

¿Qué riesgos conlleva viajar embarazada?

Viajar durante el embarazo no debe suponer ningún problema siempre que se tengan en cuenta una serie de aspectos. Es necesario tomar ciertas precauciones para asegurar tu salud y la de tu bebé.

Como hemos comentado anteriormente lo primero que debes considerar es el destino de tu viaje, el medio de transporte que vas a utilizar y el mes de gestación en el que te encuentras ya que los viajes al principio o al final del embarazo pueden resultar más peligrosos. En el caso de que tengas un embarazo gemelar es mejor que no viajes a partir de la semana 30, ya que en estos tipos de embarazo suelen producirse partos prematuros y pueden llegar a aparecer complicaciones.

Debes tener en cuenta que los viajes largos no son recomendables en este periodo de tu vida ya que pueden interferir con las fechas de los controles rutinarios de tu embarazo. La atención médica durante el embarazo es fundamental y realizarse todas las revisiones y exploraciones es la mejor forma de asegurar tu salud y la de tu bebé. Por ello, cuando planifiques tu viaje ten presente tu próxima revisión, la duración de tu viaje y las fechas de llegada para que todo cuadre.

Además, debes tener en cuenta que si realizas un viaje demasiado largo es posible que tu vuelta se complique, sobre todo si vas a viajar en avión ya que puede que hayas superado las semanas máximas de gestación que permita la compañía de vuelos. No hay nada más desagradable que descubrir que no te permiten viajar de vuelta a casa porque durante tu estancia en tu viaje has superado las semanas máximas de gestación permitidas para viajar.

Circunstancias especiales del embarazo

Existen ciertas situaciones en las que es mejor no viajar durante el embarazo. Estas circunstancias especiales son:

  • Antecedentes gestacionales complicados (por ejemplo, abortos previos).
  • Anomalías en la placenta
  • Embarazo múltiple. Este tipo de embarazo se caracteriza por presentar parto prematuro, por lo que es mejor no viajar en este tipo de embarazo de riesgo.
  • Anemia severa
  • Enfermedades cardíacas maternas
  • HTA
  • Diabetes materna
  • Hemorragias durante el embarazo
  • Antecedentes de tromboembolismos (Puede producirse por permanecer mucho tiempo sentados).

Riesgos al viajar embarazada

Viajar embarazada puede entrañar una serie de riesgos que es recomendable conocer:

  • Riesgo de trombosis. Si debes viajar en avión durante tu embarazo deberás estar sentada muchas horas, por lo que existe cierto riesgo de sufrir una trombosis venosa profunda ya que durante el embarazo se produce una presión extra sobre las venas debido al crecimiento fetal.
  • Problemas en la llegada de oxígeno a la placenta. Si durante el vuelo en avión se produce un cambio de presión en la cabina puede dificultarse el intercambio de oxígeno a través de la placenta.
  • Lesiones en el feto. El cinturón del asiento debe ajustarse por debajo del abdomen y de un lado a otro de la cadera, ya que en caso de realizar un ajuste incorrecto del mismo se pueden producir lesiones en el feto.
  • Parto. Si viajas durante el tercer trimestre a partir del séptimo mes te expones a que se produzca tu parto en el avión, lo que puede implicar la aparición de complicaciones tanto para ti como para tu bebé.

Existen algunos mitos sobre viajar embarazada. Por ejemplo, puedes llegar a escuchar que la radiación de los vuelos puede ser peligrosa durante este periodo. Nada más lejos de la realidad. La radiación aumenta con la altitud, pero la cantidad que puedes llegar a recibir durante el vuelo es tan escasa que no puede producir ningún daño ni a ti ni a tu bebé. De todos modos, si debes viajar en avión con frecuencia es mejor que consultes con un profesional sanitario para cerciorarte de que no existe ningún riesgo para tu embarazo. También puedes escuchar que pasar por el arco de seguridad puede poner en peligro tu embarazo. El campo magnético que emite ese arco para la detección de metales es tan bajo que no te causará ningún daño.

¿Con cuánto tiempo no es recomendable viajar embarazada?

Como hemos comentado antes, el periodo perfecto para viajar es el segundo, entre la semana 18 y la 28, ya que las náuseas y las molestias típicas del primer trimestre habrán desaparecido y aún no te encontrarás demasiado pesada como para disfrutar del viaje. A partir de la semana 30 de gestación resulta menos aconsejable viajar. Es a partir de la semana 34 en la que se recomienda reducir los viajes. A partir de la semana 36 es recomendable no viajar, ya que existe la posibilidad de que se produzca un parto prematuro.

De todos modos, antes de planificar un viaje es mejor que consultes con tu médico para que valore tu caso de forma individual, teniendo en cuenta factores como si tu embarazo es de riesgo, si existe alguna condición especial que pueda poner en peligro tu salud o la de tu bebé, tu destino, la duración de tu viaje, etc.

¿Cómo preparar tu próximo viaje si estás embarazada?

¿Estás pensando en planificar tu próxima escapada? Si es así y estás embarazada es recomendable que tengas en cuenta que es mejor que no lleves a cabo ese viaje si estás en tu último mes o si no han pasado aún siete días después del parto para evitar sorpresas desagradables.

Si tu salud y tu embarazo lo permiten, adelante, disfruta de tu viaje, pero ten en cuenta que si elijes como medio de transporte el avión es mejor que contactes con la compañía para verificar si es necesario la presentación de un certificado especial debido a tu embarazo. Viajar en avión puede resultar la mejor opción durante el embarazo ya que es el medio de transporte más rápido.

Consejos para viajar en barco embarazada

Los viajes en barco también pueden resultar muy cómodos durante el embarazo, solamente debes tener en cuenta que muchas líneas de cruceros no permiten a las mujeres embarazadas viajar durante los últimos tres meses de embarazo. Es más, muchas compañías no aceptan viajeras embarazadas de más de 24 semanas de gestación. En barcos con más de 100 pasajeros y en travesías de más de tres días el barco cuenta con un doctor y un enfermero para atender a las viajeras embarazadas. Debes tener en cuenta que este servicio no es gratuito.

Consejos para viajar en tren embarazada

Viajar en tren tiene varias ventajas en comparación con viajar en autobús o en coche. Por un lado, no tendrás que permanecer sentada durante todo el trayecto, podrás moverte libremente, caminar o estar de pie según tus necesidades. Es más, resulta recomendable que realices pequeños paseos durante el viaje para activar la circulación de las piernas. Además, no suelen existir restricciones sobre la semana de embarazo para viajar en tren, aunque puede solicitarse un certificado médico que indique que existe una baja probabilidad de complicaciones para autorizar el viaje.

Consejos para viajar en coche embarazada

Para realizar trayectos cortos es mejor que apuestes por el coche, sobre todo si viajas con otra persona. En este caso debes tener en cuenta que durante el primer trimestre el feto se encuentra en periodo de formación, por lo que en caso de sufrir un accidente de tráfico este puede experimentar traumatismos o contusiones. Durante los últimos meses de gestación el volumen del abdomen puede hacer incómodo viajar en coche, haciéndose necesario reajustar la posición del asiento. El segundo trimestre es nuevamente el mejor periodo para viajar en coche.

Consejos para viajar en autobús embarazada

El autobús no resulta recomendable como medio de transporte durante el embarazo, sobre todo para trayectos largos. No suele tener baño y si lo tiene suele ser muy pequeño e incómodo. Los movimientos durante los viajes en autobús son mínimos, no podrás caminar y las paradas que se realizan son pocas. Para favorecer el retorno venoso en caso de que viajes en autobús realiza movimientos de tobillos cada dos horas.

Consejos de alimentación para viajar embarazada

Para planificar tu próxima escapada debes tener en cuenta que durante el embarazo existe una mayor incidencia de infecciones del tracto urinario, por lo que es necesario que aumentes la ingesta de líquidos como pueden ser infusiones o bebidas no azucaradas. Además, estando embarazada soportarás peor el calor y la humedad, pudiendo aparecer bajadas de la presión arterial. Quizá una de las mayores frustraciones con las que te encontrarás cuando viajes embarazada son las restricciones de comida.

No te agobies, el viaje no es solo la comida, procura mantener las recomendaciones de tu médico para asegurar tu salud y no ingieras alimentos que puedan poneros en riesgo. Siempre consume alimentos cocinados y únicamente puedes comer comida cruda con moderación en lugares de total confianza. El agua es mejor que sea embotellada para evitar problemas, ya que es mejor no ingerirla si no tienes la seguridad de que el agua del lugar donde estás es potable.

Si estás embarazada debes evitar el uso prolongado de las tabletas que contengan yodo utilizadas para potabilizar el agua, ya que la ingesta prolongada de yodo puede ocasionar problemas en el desarrollo de la glándula tiroidea del feto.

Procura ingerir una mayor cantidad de frutas y verduras para complementar tu dieta. De esta forma, evitarás el estreñimiento, una situación que suele aparecer con frecuencia durante los viajes y mucho más durante el embarazo.

Procura siempre lavar los productos frescos correctamente, sobre todo en los alimentos en los que no existe cocción como las verduras o las frutas. De esta forma, podremos asegurar que estamos ingiriendo un producto saludable. En el caso de las frutas, si no estamos seguras de que hayan sido lavadas adecuadamente siempre podemos pelarlas para eliminar los riesgos.

Durante el verano una situación muy común es la aparición de intoxicaciones alimentarias por la presencia de virus, bacterias o protozoos que crecen cuando aumentan las temperaturas. Esta situación puede aparecer por una incorrecta refrigeración o mantenimiento de un producto. Este tipo de intoxicaciones pueden aparecer sobre todo en carne cruda, en el huevo, la nata, los pescados, las frutas y las verduras. Refrigera bien todos estos alimentos antes de consumirlos, evita que se expongan al sol y cocínalos adecuadamente para evitar la presencia de esos microorganismos.

Consejos de vacunación para viajar embarazada

Otro aspecto que no debes descuidar en tu próximo viaje es tu protección frente a insectos. Es recomendable que utilices medidas barrera antimosquitos y otros insectos que puedan transmitir enfermedades de gravedad. Durante el embarazo las consecuencias de la mayoría de enfermedades son más graves tanto para ti como para el feto, por lo que es imprescindible que respetes las medidas de control de picaduras.

Las vacunas para los viajeros no están indicadas durante el embarazo. Solo pueden utilizarse aquellas que contengan virus inactivos, polisacáridos o toxoides. Además, deben administrarse durante el segundo o tercer trimestre si son necesarias. De todos modos, dependiendo de tu destino es recomendable que consultes con el profesional sanitario correspondiente para evaluar los riesgos y las ventajas de administrar cada tipo de vacuna, sobre todo en lugares de riesgo de exposición alto.

Es mejor que evites destinos donde la malaria es frecuente ya que los fármacos profilácticos empleados en su tratamiento están prohibidos en el embarazo. Si contraes la malaria estando embarazada sus efectos serán mayores, pudiendo llegar a ser mortal aun utilizado fármacos preventivos.

También resulta recomendable que evites destinos donde sea posible contraer hepatitis E, una infección vírica del hígado. Esta hepatitis puede ocasionar abortos espontáneos, insuficiencia hepática e incluso la muerte. No existe tratamiento para este tipo de hepatitis, por lo que es mejor evitar estos lugares durante tu embarazo.

¿Es seguro viajar embarazada?

Viajar durante el embarazo no tiene por qué suponer un problema. El embarazo es una situación especial no una enfermedad y como tal simplemente requiere de una serie de consideraciones para poder disfrutar de un viaje.

Como hemos indicado anteriormente, si viajas en tren o en avión es recomendable que camines por los pasillos siempre que lo desees para favorecer la circulación de las extremidades inferiores, y evitar complicaciones relacionadas con la formación de trombos en las extremidades inferiores. Además, permanecer sentada en la misma postura durante mucho tiempo puede llegar a ser incómodo, por lo que dar pequeños paseos puede ser todo un placer sobre todo en trayectos largos. Procura no cansarte demasiado, el tamaño de tu abdomen supone un pequeño impedimento durante tu viaje, así que intenta pasear sin cansarte en exceso.

En el caso de que optes por viajar en coche recuerda parar cada 150 km para poder dar un paseo con el que reactivar la circulación de las piernas.

En tu viaje, independientemente del medio de transporte que elijas, recuerda beber mucha agua para evitar deshidratarte y para favorecer la circulación sanguínea. La ingesta de líquidos como pueden ser infusiones o bebidas no azucaradas es fundamental, sobre todo durante el embarazo.

Si quieres disfrutar de tu viaje sin tener que preocuparte por nada contrata un seguro de viaje. De esta forma, estarás preparada ante cualquier imprevisto que pueda surgir y no tendrás que llevarte las manos a la cabeza si tienes que hacer uso del servicio de sanidad del país al que viajes. Recuerda que estás embarazada y que los imprevistos son más probables en tu caso que en el caso de cualquier otro viajero, por lo que toda ayuda es poca para no tener que lamentar nada. Además, resulta adecuado que tengas también un seguro de anulación de viaje ya que siempre puede aparecer algún tipo de imprevisto, relacionado o no con tu embarazo, que evite que tu viaje se lleve a cabo. De esta forma, evitarás perder dinero si al final, después de mucho planificar no puedes darte el capricho de viajar.

Calcula tu seguro de viaje

¿Por qué no puede volar una embarazada a partir de las 36 semanas?

La semana 36 de embarazo es el equivalente a nueve meses de embarazo y es el límite que imponen la mayoría de compañías para poder volar en avión. Esto es así debido a que cuando el embarazo está tan avanzado moverse resulta bastante complicado, el peso del abdomen es considerable y permanecer tumbada suele ser la mejor opción.

Estar sentada está bien, pero a ratos cortos, ya que la incomodidad se hace patente debido al peso del bebé que llevas. Es por ello, que durante este periodo de tu embarazo se suela recomendar el reposo ya que transportar al bebé es mucho más sencillo en esa posición. Durante este periodo de tu embarazo moverse por el pasillo del avión para evitar la aparición de trombosis venosa en las piernas será algo imposible, por lo que los riesgos para la futura madre y el bebé aumentan de forma considerable. En cualquier caso, nunca debes viajar sola si estás embarazada ya que siempre es aconsejable contar con ayuda ante cualquier imprevisto que pueda producirse.

También debe tenerse en cuenta que a partir de la semana 36 el parto puede producirse en cualquier momento si se sufre un parto prematuro, lo que puede implicar complicaciones importantes si esta situación tiene lugar en el avión.

Viajar a países tropicales donde es necesario recibir una vacuna para poder viajar con seguridad deben ser descartados de tu lista si te encuentras en la semana 36 de gestación, ya que esas vacunas están totalmente contraindicadas en tu situación.viajar embarazada en avion

Viaja embarazada con seguridad junto a Mondo

Durante el embarazo es necesario tomar más precauciones y cuidar más nuestra salud. Pero esto no significa que tengas que renunciar a ciertas actividades como viajar, nada de eso. Solamente debes tener en cuenta ciertos aspectos para viajar con comodidad y seguridad.

Uno de los aspectos que no debes descuidar es la posibilidad de que necesites hacer uso de la asistencia sanitaria en tu destino. Ten en cuenta que el sistema sanitario de la Seguridad Social y la tarjeta sanitaria, no tiene coberturas en fuera de la Unión Europea. Por ello, la mejor opción en estos casos es contratar un seguro de viaje que te cubra en cualquier ocasión de posibles gastos sanitarios.

Si no quieres tener que preocuparte por nada, sobre todo estando embarazada, contrata un seguro de viaje y no te preocupes si durante tu estancia tienes que ser hospitalizada o debes recibir asistencia médica, contratando el seguro de viaje Mondo estarás cubierta en todo momento. Además, puedes personalizar tu seguro, ya que no hay dos viajes iguales, tu seguro se adapta a ti y a tu viaje.

Además, el seguro de cancelación de viaje te permitirá recuperar los gastos que hayas tenido si no puedes disfrutar de tu viaje y te ves obligada a anularlo. La vida está llena de imprevistos, estés embarazada o no y disponer de un seguro que te respalde en esa situación puede suponer un gran alivio El seguro de cancelación incluye reembolso de las reservas, incluso si han pasado siete días desde la reserva del viaje. También incluye reembolso de vacaciones no disfrutadas, si te ves obligada a adelantar tu vuelta tendrás derecho a una indemnización por los días de vacaciones que no has podido disfrutar.

El seguro de cancelación de Mondo cubre diversas casuísticas:

    • Motivos de salud como enfermedad grave, accidente, llamada para realizar trasplante de órganos, llamada para intervención quirúrgica, llamada para la realización de pruebas médicas, cuarentena médica obligatoria, necesidad de guardar cama del asegurado, complicaciones en el embarazo, etc.
    • Legales como convocatoria en un Tribunal Civil, Penal o Laboral, convocatoria a una mesa electoral, convocatoria para la presentación de documentos oficiales, obligatoriedad de realizar una declaración de la renta paralela del asegurado, convocatoria de trámites de divorcio, entrega de niño en adopción, etc.
    • Laborales, como despido, presentación a exámenes de oposición, incorporación a un nuevo trabajo, traslado, etc.
    • Causas extraordinarias, como robo, incendios, actos de piratería, declaración de zona catastrófica del lugar de residencia, recomendación de no viajar al destino, declaración de estado de alarma, etc.
    • Otras causas, robo de equipaje o documentación, avería del vehículo del asegurado, cancelación de ceremonia de boda, cancelación de un evento, retirada del carnet de conducir, etc.

Viajar es un placer siempre que no tengas que preocuparte por nada y con Mondo, lo podrás embarazada con una mayor tranquilidad.

Leave a Reply

ÚLTIMAS ENTRADAS
Dónde viajar en verano
Dónde viajar en verano
mayo 10, 2022
Templo de Pura Ulun Danu Bali
Los 10 imprescindibles que ver en Bali
mayo 4, 2022
Egipto piramide
Viajar solo a Egipto
mayo 2, 2022
¿QUIERES ASEGURAR TU VIAJE?
Seguro de viaje
Seguro anual
Seguro de cancelación