donde viajar sola

Viajar sola: 5 países perfectos

Estela Gómez es la autora y fundadora de #QuieroViajarSola, el blog y comunidad de viajeras en español para ayudar a las mujeres a viajar solas. Desde que hace 5 años viajase sola por primera vez, se ha propuesto inspirar y motivar a otras mujeres para que también prueben esta experiencia tan gratificante al menos una vez en la vida. 

Cada vez somos más las mujeres que nos decidimos a viajar solas, y es que recorrer el mundo sin compañía es mucho más que una aventura: es una experiencia de autoconocimiento y enriquecimiento personal. Entre otras cosas, viajar sola te permite conocer dónde están tus límites, aprender a resolver problemas por ti misma, disfrutar de tu tiempo de la forma en que tú decides y acercarte mucho más a la cultura del lugar que visitas y a su gente.

Si alguna vez has tenido ganas de viajar sola, pero no te has atrevido o no ha surgido la oportunidad, te animo a que tomes nota de los países de los que te hablo a continuación. ¡Son perfectos para hacer un viaje en solitario y probar la experiencia! 

Destinos para viajar sola

1. España

hacer el camino de santiago sola

Para viajar sola no hace falta irse a la otra punta del mundo, sino que una buena manera de probarlo puede ser hacer una escapada sin salir del país. España es uno de los destinos más seguros del mundo, además de estar muy bien preparado para el turismo y de ser muy completo. 

Tenemos mar, montaña, buena gastronomía, pueblos con encanto e historia, ciudades llenas de cultura y patrimonio… Así pues, tienes muchísimas opciones para adaptar tu viaje en solitario a tus gustos o lo que más te apetezca hacer. 

En los últimos años he podido recorrer parte del país tanto en viajes cortos como largos y aquí te doy algunas ideas. Por ejemplo, pasar un fin de semana sola recorriendo alguna de nuestras ciudades, aprovechar el verano para pasar unos días disfrutando de las playas de las Islas Baleares o los paisajes de las Islas Canarias, o, si tienes más tiempo, realizar cualquiera de los Caminos de Santiago que cruzan toda la geografía peninsular. ¡Te aseguro que no te vas a aburrir!

2. Turquía

Turquía

Otro lugar perfecto para viajar sola es Turquía. La gente se sorprende cuando me oye recomendar este destino, pero lo cierto es que es un gran desconocido y lo que nos llega por los medios de comunicación poco tiene que ver con lo que se vive en realidad viajando por el país. 

Sin duda, al recorrerlo no puede faltar Estambul, su puerta de entrada. Su historia, sus mezquitas y su estrecho del Bósforo son de sobra conocidos, pero más allá de lo típicamente turístico también hay muchos barrios y monumentos que merece la pena visitar, así que te recomiendo pasar allí varios días. 

Pero Turquía no es solamente Estambul. También hay muchísimos sitios arqueológicos, como Éfeso, Pérgamo o Troya, destinos de sol y playa como Antalya y Alanya, trenes como el Dogu Ekspressi que cruzan todo el país por paisajes sorprendentes o monumentos naturales únicos, como Pamukkale o la Capadocia, donde no puede faltar un soñado vuelo en globo al amanecer. 

Lo recorrí en un viaje sola durante casi un mes y, además de comprobar que es un país precioso, descubrí que su gente es muy amable. Es uno de los lugares donde más segura me he sentido viajando sola, así que te lo recomiendo al 100%.

3. Italia

Visitar la catedral de Venecia

De un país con mucha historia y lugares que merece la pena conocer, a otro. Italia es un destino ideal para viajar sola por muchas razones. Es seguro, es bonito, el idioma es parecido al nuestro… ¡y qué ricas están la pasta y la pizza! 

Italia tiene ciudades que son perfectas para pasar un fin de semana o un puente en solitario, como Roma, Florencia, Venecia, Nápoles o Milán, pero también puede ser un destino para disfrutar de tus vacaciones de verano, pues sus islas tienen playas y paisajes increíbles. 

Mi último viaje sola antes de la pandemia fue precisamente a Italia y estuve recorriendo parte del norte del país. Llegué a Bérgamo y desde ahí conocí Brescia y el Lago di Garda, después fui a Milán y el Lago di Como y terminé mi recorrido en Turín. Es una zona con una buena combinación entre ciudades y naturaleza, así que te la recomiendo mucho. 

4. Argentina

viajar sola argentina

De todos los países que he visitado a lo largo de mi vida, mi favorito es Argentina. Fue el segundo país que conocí viajando sola, en un recorrido por Sudamérica de 6 meses que me llevó primero a Uruguay y después también a Chile, Bolivia y Perú. Pasé más de 2 de aquellos meses descubriendo el país de norte a sur y me fascinó por completo. 

Llegué a Buenos Aires cruzando el Río de la Plata en barco y recuerdo la inquietud que me producía visitar una ciudad que todo el mundo decía que era muy peligrosa. Pensaba que me atracarían a la primera de cambio, y nada más lejos de la realidad. La ciudad me recibió con amabilidad y pasé una semana entera disfrutando de sus lugares más pintorescos. 

Desde allí puse rumbo a las otras grandes ciudades argentinas, Rosario y Córdoba, donde visité también sus Sierras y desde donde viajé hacia el norte. Tanto Salta como Jujuy me sorprendieron muchísimo, por sus tradiciones, su folclore y sus paisajes. Después, poco a poco fui bajando por la Ruta 40 en paralelo a los Andes, combinando autobús tras autobús, pasando por Tucumán, Catamarca, La Rioja y Mendoza, con sus vinos y el Cerro Aconcagua. Y, por último, la Patagonia, una región que tienes que visitar alguna vez en tu vida si te gusta la naturaleza. Disfruté de los paisajes de Bariloche, pude visitar el glaciar Perito Moreno, hacer trekking en El Chaltén y llegar hasta el Fin del Mundo en Ushuaia

Todos ellos son lugares que te recomiendo. No me sentí en peligro en ningún momento y me encontré con muchísima gente adorable. Además, es un país donde mucha gente viaja con la mochila por largas temporadas, por lo que puede ser una gran opción si estás pensando en emprender un viaje de este tipo. 

5. Portugal

viajar sola a portugal

Por último, otro destino que me encanta para viajar sola: Portugal. Es uno de los países que más me ha sorprendido en los últimos años, y es que es muy tranquilo. Esconde muchísimos pueblos y ciudades que merece la pena conocer más allá de Lisboa y Oporto

Un buen ejemplo de ello es Coimbra, la ciudad universitaria por excelencia de Portugal. Es una ciudad muy bonita y cerca de ella existen lugares donde practicar senderismo y disfrutar de la naturaleza para realizar una escapada muy completa. 

También Aveiro debería estar en tu lista de próximos viajes, con sus moliceiros surcando los canales de la ciudad, sus edificios modernistas y los ovos moles, sus dulces típicos. Además, muy cerca de allí se encuentran las famosas casas de colores de Costa Nova y un pueblo no tan conocido, pero igual de alegre, Agueda, que cada mes de julio celebra un festival de arte y color en sus calles. 

Más al norte te encontrarás con las ciudades de Braga y Guimarães, perfectas para visitarlas desde Oporto y con mucha historia. De hecho, Guimarães es donde nació Portugal. Hacia el sur, encontrarás el Algarve, que puede ser una buena opción en el verano. Mientras que la desconocida región del Alentejo tiene muchísimas rutas para disfrutar en primavera u otoño con pequeños pueblos, castillos y atardeceres de cuento.   

En conclusión, hay muchos destinos que merece la pena conocer y están esperándote para que los descubras en solitario y a tu ritmo. Una escapada o un viaje largo, cerca o lejos, naturaleza o ciudad… las posibilidades son muchas y la experiencia será única, así que si estás indecisa, anímate a probarlo. Te aseguro que viajar sola engancha y que, una vez que empieces, no vas a poder parar. 

Leave a Reply