preload

La tendencia Creepy ha ido ganando adeptos en los últimos años. Cada vez son más los que quieren dar un toque terrorífico a sus viajes, visitando algún lugar maldito, oscuro o en el que, de una forma u otra, haya ocurrido algún suceso trágico.

Más allá de edificios con fantasmas, casas con espíritus o lugares donde se supone que pasan sucesos extraños, hemos querido hacer un listado de aquellos puntos del mapa en los que el miedo es realmente palpable. Te invitamos a hacer con nosotros este recorrido por los lugares más terroríficos del planeta…si te atreves.

Copia de shutterstock_209165455

El pueblo fantasma de Oradour-sur-Glane, en Francia

El 10 de Junio de 1944 se paró el reloj en este pequeño pueblo Francés, cuando el ejército nazi asesinó a todo el pueblo como represalia a la resistencia francesa por colaborar con el ejército aliado durante el desembarco de Normandía. 642 personas fueron asesinadas ese día. Un tercio de ellas eran niños.
El General Charles de Gaulle decidió que el pueblo permaneciera tal y como los nazis lo habían dejado ese día, para que fuese testigo de los crímenes de guerra perpetrados por el ejército alemán en esa guerra.
Hoy en día en un pueblo fantasma que los turistas recorren en un respetuoso silencio, creando una atmósfera que hace que realmente conectes con los sucesos acontecidos no hace tantos años.
Copia de shutterstock_407332825

Prípiat, Ukrania

Esta ciudad del norte de Ukrania se convirtió en una ciudad fantasma cuando el 26 de abril de 1986 sufrió los efectos del peor accidente nuclear de la historia: la explosión del reactor número 4 de la central nuclear de Chernóbil.
El Ejército Rojo evacuó la ciudad 36 horas después del accidente. En ese momento la vida se paró en Pripiat y todo quedó como estaba ese día.
Hoy en día la zona sigue en cuarentena pero se pueden hacer pequeñas visitas controladas a una ciudad fantasma en la que la naturaleza se ha ido adueñando de las estructuras de cemento y hormigón. Un paseo por esta ciudad fantasma estremece a cualquiera, pues en ella encontrarás fotos de familia, ropas de niños, pupitres de colegio y todos los elementos de la vida cotidiana que tuvieron que ser abandonados a toda prisa aquel fatídico día.
Copia de shutterstock_140744908

Bosque de los Sucidios, Japón

El bosque de Aokigahara, en Japón, se ha dado a conocer recientemente con el estreno de la película de “El bosque de los sucidios” que se hacía eco de las leyendas sobre fantasmas y apariciones que pueblan este bosque.
Leyendas aparte, este es el tercer lugar del mundo que más suicidios al año registra lo que lo convierte en un lugar cuando menos inquietante.
Más allá del sendero oficial, se extiende un bosque bastante amplio donde es fácil perderse, de ahí que muchos visitantes marquen el camino con cintas de colores. A lo largo del recorrido por el parque abundan los carteles que animan a los posibles suicidas a recapacitar y llamar a la policía o a sus familiares.
Esta realidad convierte al bosque en un lugar donde impera una enorme tristeza y una atmósfera de desasosiego, que deja una profunda huella en todo aquel que se atreve a visitarlo.
Copia de shutterstock_155441705

Salem, Estados Unidos

Situado en el estado de Massachussets, Salem es la ciudad de las brujas por excelencia en EEUU. Su fama se remonta a los tiempos de los primeros colonos americanos cuando, en su afán puritano, quemaron a 25 mujeres acusadas de brujería.
Hoy en día, cientos de turistas acuden a la ciudad siguiendo los pasos de tan atroz acontecimiento. Sin embargo, la comunidad de Salem ha sabido aprovechar esta tragedia para fomentar la industria turística, de tal manera que hoy en día es el paraíso de todo aquel que esté interesado en la brujería, ya sea negra o blanca.
Si un día quieres celebrar Halloween de la manera más especial, sin duda tienes que acudir a Salem.
Copia de shutterstock_182576072

Catacumbas de París, Francia

“¡Detente!, He aquí el Imperio de la muerte” así reza la entrada a uno de los túneles de las catacumbas de París. Y ante una advertencia así ¿a quién no le apetece entrar?
Estas catacumbas fueron en su día unas canteras que, ante el problema de excedente de cadáveres en los cementerios parisinos en 1786, se llenaron de cuerpos y huesos de los finados. Se calcula que fueron unos 6 millones de restos humanos los que hoy en día están aquí apilados al milímetro. Millones de huesos y calaveras apiladas al milímetro que forman un auténtico reino de la muerte, sobrecogedor para todo aquel que se atreve a pasear por sus pasillos.
Parece increíble que algo así pueda existir debajo de las calles de París pero ahí están, esperando a los visitantes que se atreven a ver la cara más oscura de la ciudad de la luz.
Copia de shutterstock_410219110

Isla de las muñecas, México

Situada muy cerca del Estadio Azteca, en la Ciudad de Méjico, la Isla de las Muñecas es una curiosa atracción turística moderna fruto de la superstición.
Todo comenzó cuando el dueño de la isla, Julián Santana Barrera, comenzó a colocar muñecas por toda la isla para ahuyentar el espíritu de una niña que se había ahogado allí años antes. Al principio colocaba muñecas que recogía de la basura o de los canales, pero poco a poco la isla se fue haciendo famosa, y Julián permitía que la visitara recibiendo más muñecas como regalo por permitir las visitas.
Las muñecas no debieron de servir mucho para ahuyentar el espíritu de la niña, ya que Julián murió ahogado en 2011. Sin embargo el resultado de su obra es perturbador y ha dado lugar a toda una atracción turística en la ciudad. Si visitas Ciudad de México no dudes en hacer una visita a esta isla que te ofrecerá un paisaje realmente perturbador.
Copia de shutterstock_331259639

Catacumbas de los Capuchinos de Palermo, Italia

Estas catacumbas albergan una de las tradiciones funerarias más retorcidas de Europa. Más de 8.000 cadáveres embalsamados se exponen en estas “galerías de la muerte”, clasificados por hombres, mujeres, niños, vírgenes, monjes y profesionales. Todo comenzó en 1599 cuando quisieron embalsamar a Silvestro de Gubio, un monje con fama de santo. Así descubrieron los monjes las especiales condiciones climáticas de estas catacumbas que conservaban de manera especial los cadáveres. Poco a poco se fue convirtiendo en una tradición, hasta el punto de que los vecinos dejaban escrito en su testamento como querían ser embalsamados. Esta tradición se mantuvo hasta poco después de 1920, lo que convierte estas galerías en un viaje a través del tiempo, además de a través de la muerte.
Estas catacumbas están abiertas al público y cualquiera puede pasear por estas galerías, donde los cadáveres cuelgas de las paredes, muchas veces al alcance de la mano. Sin duda una visita escalofriante, sólo apta para los más valientes.

 

Recuerda que si vas a visitar otros países, es recomendable hacerlo con un seguro de viaje como el de Mondo que te proteja ante cualquier percance.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y personalizar y analizar su navegación, así como para ofrecer publicidad. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies