machu-picchu

Entrevista a María Orta: «Mi sueño es visitar todos los países ONU del mundo»

María es una viajera incasable y extrovertida que descubrió su pasión por recorrer el mundo desde que era una niña. Pasó de viajar en primera clase a convertirse en una mochilera aventurera, aunque lo más importante es todo el aprendizaje que ha ido acumulando durante sus trayectorias. Conoce la historia de una ex-ejecutiva de multinacional enamorada de las experiencias vividas (y por vivir) en todo el mundo.

1. ¿Cuándo despertó tu pasión por viajar? ¿Recuerdas tu primer viaje al extranjero?

¿Que cómo despertó mi pasión por viajar? Te diré que a los 10 años más o menos, mis padres me compraron un álbum de los de ir pegando cromos que se llamaba ‘Vida y Color’ (que por cierto hace poco encontré uno en el Rastro y lo compré) y allí había un montón de cromos de animales muy exóticos como el dragón de Komodo, el Ornitorrinco y otros que no había visto en mi vida, ni siquiera en la tele o en los libros (entonces no había Internet). Y me propuse ir a conocerlos todos en sus propios países. Ahí empezó la pasión, pero no pude llevarla a cabo hasta que termine la carrera (Ciencias Químicas) y empecé a ganar dinero. 

Con mi segundo sueldo, me fui 3 semanas a Kenia viajando en camión y acampando. Eso me terminó de confirmar que mi pasión era viajar. Después de eso, volví a Kenia varias veces y añadí muchos otros lugares de África como Tanzania, Malawi, Mozambique, Sudáfrica, Etiopía, Senegal y Gambia entre otros.

 

2. Sabemos que has viajado mucho por trabajo. ¿Cómo fue esa experiencia de “viaje de negocios»?

China
Shanghái, China

Sí, mi trabajo como ejecutiva de multinacional (Procter & Gamble, The Walt Disney Co y otras) me obligó a viajar muchísimo y siempre volando en clase Business o Primera y alojándome en hoteles de 5 estrellas. No voy a decir que no me gusta viajar así, sobre todo cuando el motivo del viaje es estar tres días de reuniones en Los Ángeles, con lo cual necesitas dormir bien y estar descansada. He vivido en varios países de Europa y durante algunos años he llegado a estar de viaje más de 178 días al año. Viajando así, aunque siempre encuentras tiempo para visitar algunos de los lugares a donde viajas, el tipo de gente que tienes oportunidad de conocer es muy «homogénea» en los vuelos o en los hoteles. O cenas con gente de tu propia empresa o cenas sola con un libro en cualquier restaurante. Siempre recuerdo que en aquella época, los hoteles tenían un albornoz tamaño XXL, zapatillas de felpa de un número para gigantes y en el baño había una maquinilla/crema de afeitar pero nunca había un tampón o leche desmaquillante!!!. En cualquier caso, todo eso me ha permitido aprender y practicar los distintos idiomas que ahora me permiten hablar casi con cualquier habitante del planeta porque puedo hablar en inglés, francés, italiano, español y me defiendo en portugués y alemán. Así que doy gracias a dios por el trabajo que he tenido.  Por trabajo viajé cientos de veces por Europa, Egipto, USA, Méjico y otros.

 

3. ¿Sueles viajar sola o acompañada?

Naipyidö, capital de Birmania, hablando con unos monjes

Cuando viajaba por trabajo muchas veces lo hacía sola, así que perdí el «miedo» a viajar sola, además de que yo soy muy extrovertida y no me cuesta nada entablar contacto con las personas. Por ello, y porque al vivir fuera de España , mis vacaciones casi nunca coinciden con las de mis amigos, empecé a viajar sola también de mochilera aunque tengo que decir que no recuerdo ningún día entero de estar completamente sola, pues siempre encontrabas a alguien con quien hacer al menos parte del recorrido. En la actualidad, y hace algunos años, casi siempre viajo con un amigo fotógrafo que está prejubilado y también le apasiona viajar. He hecho algunos viajes con amigos que encontré en blog de viajes o con gente que conocí en previos viajes. Y porqué no decirlo, ahora prefiero viajar con otra persona por razones de sanidad pero si en algún caso no es posible, no me cuesta nada coger mi mochila y marchame a donde sea yo sola.

 

4. Ya has visitado 103 países. ¿Cuál es tu objetivo?

Mi objetivo es visitar todos los países ONU del mundo. No sé si tendré tiempo, espero que sí pero lo importante no es la cantidad sino la calidad.  Suelo hacer viajes de 4 o 5 semanas intercalados con algunos de menor duración a países más pequeños o más cercanos.  A veces me da rabia el haber repetido muchos de los países  y dejarme alguno sin visitar pero ya no puedo cambiarlo!. He repetido países como Kenia, Tanzania, Vietnam, Tailandia, Guatemala, Méjico, Egipto, Venezuela y otros.

 

5. Con tanto mundo recorrido seguro que tienes anécdotas para contar, ¿recuerdas alguna en especial?

Etiopía

Anécdotas tengo miles y me encanta recordarlas. Podría escribir un libro recopilando todas pero decir que en general han sido cosas muy positivas y que mi conclusión es que la gente es buena y que el mundo es maravilloso, aunque también hay algunas de pasar algún susto. 

Recuerdo en Etíope, en Lalibela concretamente, perdí a mi amigo en un gran festival multitudinario, y de repente, caminando yo sola, noto que un niño como de 10 años me da la mano y después de presentarnos y algunas preguntas curiosas de mi parte, le explico que me he perdido y que no recuerdo el nombre de mi hotel. Me fue haciendo preguntas sobre qué cosas recordaba y al final me dejó en la puerta de mi hotel, que estaba a dos kilómetros. Cuando fui a darle una propina, que se había ganado de sobras, me dijo que no podía aceptar dinero porque su profesor le había dicho que así nunca llegaría a estudiar nada y sería siempre un esclavo de los turistas, sin hacer nada por su país. Me dejó de piedra y le pregunté entonces qué quería que le regalara y me pidió un diccionario de inglés. Así que fuimos a una tienda y se lo compré. Le dije que si me mandaba las notas de clase y eran buenas, le pagaría la escuela y así lo hice. 

Otra que recuerdo con cariño es en una isla del Caribe. Había ido a cenar al puerto de un pueblo muy pequeño a un kilometro de la cabaña que había alquilado y después me entretuve oyendo a un grupo de música que tocaba en las cercanías y se me hizo un poco tarde así que me disponía a volver andando a la cabaña por un camino completamente oscuro entre palmeras (y la verdad con bastante miedo) cuando me di cuenta que me seguía una camioneta con 4 negros. Si yo me paraba, ellos se paraban, si yo aceleraba ellos también, así que me paré , me volví amenazándoles con una piedra que encontré (ingenua de mi!) gritando y al final resultó que era el grupo que estaba tocando, que me vieron andando sola y decidieron seguirme para asegurarse que llegaba sana hasta donde fuera. Aprendí que siempre prejuzgamos las situaciones pensando por el lado negativo y que casi nunca es así. Eso no quita que viajando haya que tener cuidado con lo que haces, con dónde te metes y desde luego la bebida o las drogas nunca deben formar parte de tu viaje.

Puente Ubein, en Amarapura
Puente Ubein, en Amarapura, cerca de Mandalay, Birmania

Otra vez, en Birmania, mi compañero de viaje y yo llegamos a un hostal que habíamos reservado y dejamos las mochilas y nos fuimos a dar una vuelta por la ciudad. A la hora de volver al hostal, ni habíamos cogido la llave, ni tarjeta con la dirección y ninguno de los dos nos acordamos del nombre del hostal así que después de dos horas de andar sin encontrarlo, y ya bien de noche, alquilamos dos bicitaxis para que ellos nos ayudaran a encontrarlo. Después de visitar al menos 4 hostels, conseguimos encontrar el nuestro cuando ya habíamos decidido dormir en otro cualquiera y continuar la búsqueda por la mañana!!

En otras ocasiones me he visto invitada tanto a una boda como a un entierro o a comer en casas de lugareños donde puedes observar sus costumbres y aprender mucho de ellos. 

 

6. Tu último viaje de 2019 fue a la India. ¿Qué lo hizo tan especial?

Allahabad, en Uttar Pradesh, en el recinto del peregrinaje Kumbh mela, India

En 2019 , mi amigo el fotógrafo y yo estuvimos recorriendo la India central. Ya había visitado previamente, en sendos viajes, El Rajasthan al norte y Kerala y Tamil Nadu al Sur. Pero el 2019 coincide con el festival más multitudinario de la India ( y del mundo), el Kumbh Mela, en Allahabad y queríamos estar allí. Así que desde Calcuta fuimos moviéndonos en medios locales de transporte hasta llegar a Mumbai pero deteniéndonos 5 días en dicho festival. Fue realmente impresionante, todos los santones del hinduismo se reúnen allí y aún me dura la impresión de todo lo que vi y viví allí. Recomiendo a todos que una vez en la vida vean dicho festival. Además, volví por segunda vez a Varanasi, nos quedamos en una casa particular de un brahmin y tuvimos ocasión de ver todos los bats de cremación desde el interior con mucho mayor detalle que en mi primera visita, que fue desde un pequeño bote en el Ganges.

 

7. ¿Alguna vez has pensado en crear un blog de viajes o un canal de YouTube?

Sí, he pensado en blogs o canales de YouTube, pero por un lado no estoy segura de tener la disciplina y constancia que se necesita y por otro lado, no sé si escribo tan bien como para llegar a la gente. Lo que sí he hecho en varias ocasiones es contestar a gente en blogs de viajes y enviarles direcciones, itinerarios, nombres de contactos y demás a gente con la que después, agradecidos, he viajado con ellos. Y he organizado viajes para mis amigos. Respecto a la organización, yo lo único que preparo antes de viajar es el recorrido aproximado que quiero hacer, y luego compró el billete. El resto sobre la marcha, deteniéndonos más donde nos gusta y reservando el sitio para dormir el mismo día de la llegada. Hoy en día esto es fácil ya que encuentras wifi en muchos sitios y siempre compramos una tarjeta de móvil local para hacer llamadas telefónicas a precio local

 

8. Tras el brote de Coronavirus hay muchas restricciones de viajes. ¿Cómo te ha afectado a ti? 

Sí, el Covid nos ha trastornado planes  a todos los viajeros. Hay lugares que no están dando datos como en África y la sanidad es casi inexistente con lo que viajar es asumir un riesgo importante. Hay otros que ponen a los españoles en cuarentena y los viajes en avión, aunque parecen seguros, asustan un poco, además de que resultan muy incómodos con la mascarilla todo el tiempo.  En fin, seguimos viviendo de sueños y planeando nuevos viajes para tan pronto sea posible. Yo que soy muy optimista espero poder volver a viajar a principios del 2021.

Leave a Reply